Los autónomos, víctimas del ‘burnout’
Valora esta noticia

El síndrome del trabajador quemado que acaba de reconocer la OMS no solo afecta a los empleados por cuenta ajena; también los autónomos sufren el desgaste emocional provocado por una sensación permanente de estrés.

Los síntomas físicos del trabajador quemado son cansancio, dolores de cabeza, insomnio, problemas gastrointestinales…; en las manifestaciones psíquicas se aprecia sensación permanente de estrés, irritabilidad, ansiedad, baja autoestima, tristeza e, incluso, depresión. Quienes padecen burnout sufren también falta de concentración, déficit de memoria, errores graves y poco rendimiento laboral.

Este síndrome de desgaste emocional acaba de ser reconocido por la Organización Mundial de la Salud y va a ser incluido en la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11) como un problema asociado al empleo o también a la falta de él. Aparecerá pronto en el listado de dolencias del organismo internacional y entrará en vigor en 2022.

El primer paso para tratar el llamado burnout es visibilizarlo. Pero, además, el reconocimiento de la OMS permitirá gestionar bajas y defender derechos laborales en condiciones más justas y saludables. Según datos de este organismo, el síndrome de desgaste emocional cuesta a la economía mundial un billón de dólares en pérdidas por productividad.

¿Qué ocurre con los autónomos quemados?

El burnout afecta a trabajadores de todo el mundo. Se calcula que entre un 10 y un 20 % están aquejados por esta dolencia y que de estos entre un 2 y un 5 % lo sufren con niveles de gravedad. Las causas son diversas, y entre ellas la OMS cita:

  • Mala gestión laboral.
  • Ausencia de seguridad.
  • Falta de protección de la salud.
  • Insuficiente comunicación tanto vertical y horizontal.
  • Poco o ningún poder de decisión.
  • Carencia de responsabilidades.
  • Bajo nivel de apoyo.
  • Pérdida de objetivos.
  • Rigidez en las normas y horarios.
  • Inadecuación del trabajo al nivel de formación.
  • Acoso psicológico…

De momento, las recomendaciones de la OMS para atajar el problema no parecen tener nada que ver con los autónomos y sí con los trabajadores por cuenta ajena; curioso, porque los que desempeñan una actividad por cuenta propia representan el 14 % aproximadamente de la fuerza laboral en Europa.

Pero el problema para los autónomos no es igual que para el resto. A menudo, ellos no tienen que soportar un jefe controlador, intrusivo o déspota, sino a sí mismos, el peor de los jefes posibles.

Estrés hasta cierto punto

Casi todo el mundo sufre estrés en su trabajo. El estrés es un conjunto de reacciones fisiológicas que nos preparan para la acción ante una amenaza. Gracias a este estado de alerta, nos activamos, mejora nuestra percepción cognitiva, somos más creativos y resolutivos y nos sentimos bien cuando superamos con éxito lo que nos estresaba.

Pero si el estrés es continuado y no somos capaces de manejarlo, surge el burnout, una sensación de desánimo, de no-puedo-más, de querer tirar la toalla…

Si se prolonga, llegará la incapacidad temporal o incluso permanente y, en casos extremos, la muerte por enfermedad o por suicidio, una consecuencia frecuente de la depresión.

Posibles soluciones al burnout de los autónomos

El síndrome del trabajador quemado afecta a empresarios, autónomos, trabajadores por cuenta ajena e incluso padres de familia o cuidadores de familiares dependientes. El desgaste ocupacional provoca sentimientos de falta de energía, distancia con respecto al trabajo y poca eficacia profesional, cuando el autónomo necesita seguir activo, captando clientes y facturando.

Un estudio del Instituto DKV, titulado «¿Cuál es el Índice de vida saludable de los autónomos en España?», revela que en este colectivo la sensación de estrés es muy elevada tanto en hombres (63 %) como en mujeres (69 %). Incluso un 58% de los que declararon tener buena calidad de sueño también referían sensación de estrés.

Entre otros datos, se desprende que un 23 % de los autónomos no hacen ningún ejercicio y el 42 % de los que creen hacerlo es porque «caminan varios días por semana».

Nadie va a cuidar del autónomo, así que lo mejor es que cuide de sí mismo. Estos son algunos consejos:

Cuidar tu salud es lo primero. No te alimentes de mala manera, ni en tu despacho ni delante del ordenador ni a deshora. A ser posible, comparte el tiempo de la comida con alguien. Duerme lo suficiente y haz ejercicio todos los días. Aunque no lo creas esto es esencial para atajar el estrés. Cuando incorpores hábitos saludables a tu vida, te sentirás mejor. Pruébalo durante al menos tres meses seguidos.

No eres el único que tiene problemas. Vale que hay gente que no te paga, que te han roto el retrovisor de la furgoneta por enésima vez, que cada mes hay un nuevo grafiti en el cierre de tu local, que vuelves a tener un virus en el ordenador…, pero los demás también sufren, aunque solo pongan cosas buenas en su Instagram.

Establece prioridades. No pasa nada por hacer esperar a un cliente.

Tú también tienes horarios y derecho a descansar los fines de semana. Aprende a desconectar el teléfono mientras ves una peli o cenas en un restaurante con tu familia.

Crea un buen ambiente en tu lugar de trabajo. Cuida la comodidad, la iluminación y la decoración. Siéntete bien, y también siéntate en una silla de calidad, que proteja tu espalda. Si trabajas sentado, haz pausas para moverte; si trabajas de pie, siéntate de vez en cuando.

Aprende a decir no. Los clientes no son tan exigentes como tú y son capaces de entender que no eres su esclavo.

Toma vacaciones. Las vacaciones no son un premio para los trabajadores. Existen porque son absolutamente necesarias para la salud y el rendimiento laboral. Así que tú también tienes derecho a ellas. Desconecta de tu negocio al menos una semana… o, si puedes, dos.

Huye de las rutinas. Intenta hacer cosas diferentes y plantéate nuevos retos alcanzables, pequeñas metas a corto plazo.

Fórmate. Aprender cosas nuevas, acudir a cursos permite despertar la creatividad y, con ello, recuperar la motivación laboral.

Apúntate a alguna actividad placentera, algo que te gratifique, un curso de cocina, un torneo de pádel, clases de pintura…

Cuida las relaciones sociales. Encuentra tiempo para los amigos, la pareja, la familia, apóyate en ellos y disfruta de la vida social.

Si crees que lo necesitas, busca ayuda profesional. Un terapeuta puede ayudarte a gestionar estas emociones de desgaste y a modificar tu actitud para dejar de pensar «no hay salida» y pasar a decir «voy a buscar la salida».

Un aliado contra el burnout que no falla

El burnout afecta más quienes se encuentran muy comprometidos con su trabajo, que suelen ser los autónomos emprendedores que han luchado tanto por salir adelante, y puede tardar en manifestarse entre cinco y ocho años. En España no se encuentra reconocido como una enfermedad profesional, de momento, aunque su inclusión de la OMS es el primer paso.

Para un trabajador por cuenta ajena una situación de baja por estrés puede ser grave, pero para un autónomo es gravísima. Gracias al reconocimiento de la OMS y con la nueva obligación que tienen los autónomos de cotizar por contingencias comunes y profesionalesel médico podrá conceder la baja a un autónomo por burnout. Aunque como no tenga un seguro de baja laboral, con las prestaciones de la Seguridad Social no va a llegarle para nada.

¿Sabes cuánto cobrarías estando de baja? Averígualo en esta página y compara los seguros de baja laboral que las distintas compañías aseguradoras te ofrecen para estos casos. O, si lo prefieres, llámanos o pide que te llamemos y un asesor te informará sin ningún compromiso. Por muy poco dinero al año, puedes vivir tranquilo, incluso si eres autónomo.

Los autónomos, víctimas del ‘burnout’
Valora esta noticia

Noticias relacionadas

Novedades en la tarifa plana de autónomos Desde el pasado enero, han cambiado la cuantía, los requisitos de acceso, las prestaciones... de la llamada tarifa plana de autónomos. Todo lo que hay que saber para beneficiarse d...
Seguro de vida para autónomos, los trabajadores más vulnerables Los autónomos necesitan tener la garantía de que, si ocurre algo, habrá un seguro de vida pensado para autónomos que cubra las necesidades de su familia y las suyas propias en caso...
Si eres autónomo, necesitas un seguro de vida con invalidez Trabajar por cuenta propia tiene ventajas como organizar los propios horarios, no sufrir jefes directos…, pero también supone una gran inseguridad. Ningún autónomo debería estar si...
Recibe nuestros artículos en tu correo

Recibe nuestros artículos en tu correo

No enviamos nunca SPAM.

No daremos tu correo a nadie.

No recibirás publicidad de ningún tipo.

Como máximo solo recibirás un correo a la semana con las noticias que se han publicado aquí.

Nombre *

Email *

Suscripción solicitada con éxito. Gracias.